<
  Logo CRID  
Inicio
Contacto
Síganos en:
  Google+
Colección de documentos
Recursos multimedia
Boletín Actualidad CRID
Sitios Web relacionados
Herramientas para centros
de Información
Red de Centros de Información
RELACIGER

 

 

 

 

 
 
 

Boletín Actualidad - Octubre 2012

     

IMPORTANCIA DE LOS PREPARATIVOS PARA LA ATENCIÓN DE EMERGENCIAS MASIVAS
EN EL SECTOR SALUD

Primera cápsula informativa sobre"Atención de emergencias masivas en contextos urbanos"

 

1era. cápsula informativa

 

La ciudad es un sistema complejo, dinámico, que modifica y ajusta permanentemente sus estructuras y sus funciones a las demandas o a las relaciones entre los individuos y su entorno físico natural o construido.  Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), al año 2020, el 82% de los latinoamericanos viviremos en las zonas urbanas (PNUD, 2009).  A esto debemos sumar que más del 50% de la población de los conglomerados urbanos habita en espacios de desarrollo informal, caracterizados por una alta vulnerabilidad a deslizamientos, inundaciones, sismos, incendios, entre otras amenazas, a las que debe sumarse la potencialidad de accidentes de tránsito, colapso de estructuras, tumultos o disturbios sociales.

 

En este contexto urbano, se identifican una serie de condiciones propicias para aumentar el riesgo a emergencias masivas. La OPS/OMS ha caracterizado este tipo de emergencias como cualquier evento adverso que dé como resultado un número tal de víctimas capaz de alterar la atención rutinaria de emergencias, supere o no la capacidad de respuesta de los servicios de atención involucrados.  Adicionalmente se considera que el término víctima es aplicable a toda persona o grupo de personas que son afectadas producto de un determinado evento extraordinario, que deriva en secuelas negativas a nivel físico, psicológico o en su entorno, directa o indirectamente y se clasifican en:

  1. Las personas que sufren el impacto directo.  
  2. Los familiares o amigos de las anteriores.
  3. Quienes integran los equipos de primera respuesta y atienden a las personas que sufren el impacto directo.
  4. La comunidad que se ve afectada en su conjunto.
  5. Las personas que se enteran de los sucesos por los medios de comunicación y de alguna manera los sucesos les afectan.
  6. Las personas que no se encontraban en el lugar de los acontecimientos, pero tienen relación con los afectados y presentan sentimientos de culpa.

Los sistemas de atención en salud por su parte se caracterizan por diferentes niveles de gestión que van desde el nivel primario con una fuerte intervención en lo comunal, el nivel secundario caracterizado por una red de servicios de orden municipal – regional y el nivel terciario o de referencia que tiene coberturas de orden nacional según la red de servicios que corresponda.

 

El marco general de la campaña “Desarrollando ciudades resilientes: Mi ciudad se está preparando”, reta a gobiernos nacionales, asociaciones de gobiernos locales, organizaciones internacionales, regionales y la sociedad civil, los donantes, el sector privado, instituciones académicas y asociaciones profesionales, así como todos los ciudadanos a participar, asumir su papel y contribuir a construir ciudades resistentes de desastres, permite reflexionar sobre la importancia de disponer de instalaciones de salud seguras y que funcionen en red.  Las organizaciones comunitarias, los municipios y los ministerios de salud deben trabajar en forma articulada y coordinada para preparar al sistema de salud para enfrentar los impactos de las emergencias con víctimas masivas.

 

En el marco de la planificación para emergencias masivas, los  niveles de atención descritos comprenden el subsistema hospitalario, que en la práctica es el último eslabón de la cadena. En este mismo nivel de gestión corresponde al subsistema extra-hospitalario (grupos municipales de socorristas, personal de la Cruz Roja, cuerpos de Bomberos, Policía, grupos de rescatistas, servicios privados y voluntarios de atención y traslado de pacientes) la primera intervención, la limitación y control del riesgo y la atención inicial de las víctimas, que luego son derivadas a los servicios hospitalarios.

 

En el ámbito hospitalario (independientemente del nivel de atención) se debe tener claro que es el centro de salud, clínica u hospital, el sitio más importante para las víctimas de una situación de emergencia, por lo cual tal y como lo ha mencionado la OPS/OMS, los hospitales deben ser seguros y son considerados como tales, aquellas instalaciones que continúan funcionando a su máxima capacidad aún después del desastre (OPS/OMS, 2009).

 

La capacidad de respuesta al desastre con víctimas masivas, dependerá de no solo de la condición estructural de la instalación, sino también del adecuado funcionamiento de los componentes no estructurales y de la funcionalidad del centro tras el impacto del evento adverso.  Cuando una situación de desastre o emergencia masiva ocurre e impacta a la comunidad, corresponde al sector salud considerar los siguientes principios en la respuesta (Navarro & Machado, 2007).

  • La coherencia del proceso de alerta.
  • La movilización activa y el manejo eficiente de los recursos disponibles.
  • El manejo efectivo en el lugar del evento adverso.
  • Los enlaces de la organización extra-hospitalaria y hospitalaria.
  • El manejo de los pacientes hospitalizados y el flujo de víctimas.
  • El manejo de las evacuaciones primarias y secundarias.
  • La información actualizada a las autoridades y familiares de las víctimas.

La organización del sistema de salud ante emergencias masivas supone una respuesta escalada desde el nivel local hasta el nivel central, que mantenga  las líneas de coordinación, a fin de lograr efectividad, oportunidad, control, y con ello  una mejor respuesta.  Según el especialista Daniel Quesada Rodríguez*, el objetivo primordial después del desastre es mantener funcionando los servicios de salud, por lo que cada centro debe considerar que:

  • Habrá cambios en casi todas las  actividades del hospital, lo que podría implicar un cambio de funciones, horarios, espacio de trabajo entre otros.
  • A esto se puede sumar el daño a la infraestructura hospitalaria y la pérdida de personal, lo que disminuiría la capacidad de respuesta.
  • La capacidad de respuesta del hospital que se debe medir y establecer de inmediato en el post evento, mediante el análisis de daños y estado actual de operación.
  • Esta información evoluciona con las horas conforme aparecen nuevos daños o se restauran algunos.

La respuesta del sistema de salud a las emergencias masivas se convierte en una prioridad de cualquier organización para el manejo de emergencias, puesto que no se limita solamente al manejo médico de las lesiones físicas, si no que establece una relación estrecha entre los impactos físicos, los psicosociales y los económicos, cuyas respuestas dependen no solo de la capacidad instalada de los hospitales, sino también de la coordinación con los demás actores de la gestión local del riesgo, como los proveedores de servicios básicos, los responsables de la infraestructura y las personas que toman las decisiones político estratégicas del país.

 

Colaboró:
Alexander Solís Delgado. MSc.
Especialista en Gestión del Riesgo y Manejo de Desastres
asolisde@ccss.sa.cr

 

* Médico Emergenciólogo, Coordinador Nacional del Programa Institucional de Emergencias de la CCSS,  Sub-director del Hospital San Juan de Dios, Costa Rica.

Referencias:
Navarro Machado, Víctor René; Falcón Hernández, Arelys. Manual para la instrucción del socorrista. 2007.
Organización Panamericana de la Salud. Hospitales seguros: Una responsabilidad colectiva: Un indicador mundial de reducción de los desastres. 2009.

Documentos relacionados

 

Cómo desarrollar ciudades más resilientes: Un Manual para líderes de los gobiernos locales. (2012)

 

 

Making Cities Resilient Report 2012: My city is getting ready! A global snapshot of how local governments reduce disaster risk

   

Resilient Cities 2012: Congress Report

   

Oslo government district bombing and Utøya island shooting July 22, 2011: The immediate prehospital emergency medical service response. (2012)

   

Abastecimiento de sangre durante desastres: La experiencia de Chile en 2010. (2011)

   

Hospitales seguros y riesgo urbano en Centroamérica: Sistematización y lecciones aprendidas. (2011)

   

Mass Casualties and Health Care Following the Release of Toxic Chemicals or Radioactive Material. (2011)

   

Mass casualty modelling: a spatial tool to support triage decision making. (2011)

   

Disaster preparedness of Canadian trauma centres: the perspective of medical directors of trauma. (2010)

   

One million safe schools and hospitals campaign: Advocacy guide. (2010)

   

Política Nacional de Hospitales Seguros frente a los desastres. (2010)

   

Safe hospitals in emergencies and disasters: structural, non-structural and functional indicators. (2010)

   

Determinants of Paramedic Response Readiness for CBRNE Threats. (2009)

   

Hospitales seguros : Una responsabilidad colectiva : Un indicador mundial de reducción de los desastres. (2009)

   

Para salvar vidas: Hagamos que los hospitales sean seguros en las situaciones de emergencia. (2009)

   

La seguridad del hospital, tarea de todos. (2008)